lunes, 24 de agosto de 2009

El asiento y la birome

Debo reconocerlo. Antes de sentarme a escribir estas líneas, pensé seriamente que las consecuencias que ellas podían traer deberían ser afrontadas con firmeza y sobriedad.

Sé que mi predica, que a continuación leerán, puede generar disenso, controversia, alarma o indiferencia por partes iguales, sin embargo no claudicaré en mi deseo, en una pequeña lucha subjetiva en la que me sumerjo cada vez que me subo a un colectivo.

El tema en cuestión es el siguiente: me pierdo en las arterias de la ciudad (si es de noche mejor), camino contemplando el ir y venir de los que como yo, caminan acompañados por las sombras que crean las luces de neon. Allá viene la hilera de taxis que a una velocidad exasperante me hace dudar si llegaré a cruzar o si lo dejo pasar reduciendo mi paso, sobre la vereda una pareja se besa con fruición y un policía conversa con la moza del bar de la esquina que acaba de cerrar. Llego a la parada del 140 y una vez que saco mi boleto y me decido a dirigirme a algún asiento, me encuentro con este ser que yo creía y creo, dado su presencia insoslayable, que debemos extinguir o acompañar hacia la extinción. No se asuste, no pido que matemos a nadie, sólo que luchemos para que comprenda que eso no se hace, que es mucho mas conveniente darnos bolilla y sentarse como corresponde, para no gastar saliva, palabras, gestos y demás morisquetas para lograr un viaje reconfortante.

Este ser del que les hablo y al que espero que Greenpeace no venga a defender con lanchas y pancartas por mi utilización de la palabra extinción, es aquel que tiene la costumbre de sentarse en las hileras de los asientos de dos, en el asiento que da al pasillo, dejando el otro vacío. ¿Por qué? Me pregunto con que intención lo hacen, si comprobamos que se bajan incluso después que uno y evidentemente han subido antes. ¿Cual es la fuerza, la energía que los somete a tal acto de molestia colectiva en el colectivo (y que no valga la redundancia!)?

¿Cuál es el fin que persiguen? ¿Acaso están deseosos de que uno les pida permiso y así entablar una conversación? ¿Son fanáticos del “Permiso, señor/a”?

Yo pongo empeño en las cosas para tratar de superarlas, de hecho una vez quise amasar unas pizzas y es tal el quilombo que arme, llenando el departamento de harina, que sabiamente deje de intentar amasar. ¿Por qué estos “sentados del mas acá” no hacen lo mismo? ¿Por qué no ponen todo el empeño que tienen en tratar de superar su deseo irrefrenable de complicarles el asiento a los demás pasajeros?

Me quede sin tinta en la birome y a estas horas de la noche, créanme debo tomarme un colectivo para saciar mi verborragia volcada en el papel. Salgo de nuevo a la calle, me subo al 114 porque me deja en la esquina de Blanco Encalada y Cramer donde hay un kiosco las 24 hs abierto y allí esta, el colectivo con un sólo pasajero, sentado ¿se imaginan donde?

miércoles, 19 de agosto de 2009

Entre jueves y viernes (consejo tardio)




Si a usted le gusta tanto la noche, que se pone a cocinar cerca de las 23 hs sabiendo que le faltan tomates para la ensalada mixta y en tal ausencia encontrar una excusa como para poder ver la luna y las estrellas. Si es jueves y sale de su trabajo con el oscuro cielo sobre su ser, y no quiere volver a su casa cumpliendo con la rutina, que a todos nos aplasta, sígame, cubriremos las baldosas de un paisaje singular.

Desde donde se sitúe diríjase a Callao y Corrientes, en dicha intersección, usted podrá ver aquello que en proporciones idénticas se identifica con la locura y la vida. Carteles luminosos que promocionan obras de teatro o culos inflados, librerías de las mas diversas, cafés que invitan a sentarse y contemplar el desierto lleno de gente. Tanta gente y el desierto!!

Taxis y colectivos además de bocinazos proporcionan mas colorido a las arterias que nunca descansan. Entre el murmullo y la velocidad hay espacios para el detenimiento. Observe las fachadas de algunos edificios que unen, por qué no, el arte con la arquitectura, si no están relacionados desde el vamos. Allá de fondo el Obelisco, otro símbolo ¡y fálico! de nuestro país.

Acompáñeme, caminemos por la avenida Corrientes, entremos a las librerías del mas acá. Que olor! Que rico olor a papel viejo, amarillo, leído, tan lleno de símbolos con destinatarios tan diversos. Miremos distendidamente a la gente que camina, corre, vuela para sumergirse en las entrañas de la ciudad, en el subsuelo del piso que pisamos. Mirémoslos ir hacia el único transporte que nos evade del tiempo, en el que si por esas cosas de la vida apareciésemos dormidos en su interior y al abrir los ojos, nos preguntaran la hora, seria imposible saberlo. Mas si pensamos que hay posibilidades que van de la A hasta la H.

Imagino que a esta altura tendrá hambre, sólo sígame, doblaremos en Talcahuano en dirección hacia la avenida Córdoba. Nos sumergiremos en la oscuridad que caracteriza a la zona de Tribunales, veremos en una de sus caras al Teatro Colon. Cruzaremos la avenida del Fernet con Coca tranquilamente y luego de 150 metros de ansiedad, llegaremos.

Una vez adentro, pediremos una grande mitad muzza, mitad napolitana, ya habremos pedido la cerveza mas fría que tengan y mientras esperamos nuestro plato y luego del primer trago, podremos observar los diferentes cuadros que retratan desde tapas de “El Grafico” hasta formaciones de distintos equipos de nuestro futbol, también encontraremos a Minguito, a Olmedo, poesías varias, a la bellísima Marilyn Monroe y al enorme Monzón. Si le digo que estamos en la pizzería “El Cuartito”, creo que seria una obviedad.

Saldremos satisfechos y volveremos a casa. Quizás tomemos un café o un vasito de “Tía María” sin antes pasar por la verdulería para comprar los tomates que tanto nos hacían falta para la ensalada pero por sobre todas las cosas para ver las estrellas y la luna.

viernes, 14 de agosto de 2009

Pro....(poniendo un juego)




Juegue conmigo. Juguemos un juego Pro


1- Imagine que la niña tiene un globito que sale de su cabeza, que estaria pensando?
2- Quien monto la escenografia?
3- Que elemento de la foto y de la escenografia le parece que esta demas?
4- Quien pudo haber tenido la idea de ponerle esa remera a la nena?
5- A donde esta viviendo esa nena en este momento? A donde vivira despues de las topadoras?
6- Que otro escenario imaginan para una campaña anti-PRO?

viernes, 7 de agosto de 2009

Leyendo (entre lineas)

Como siempre yo arriba de un colectivo. Esta vez mirando a mi alrededor pero detenido en un solo lugar, en un matutino de enorme tirada que es sostenido con ambas manos por un pasajero que esta sentado ahí, sí ahí, en los primeros asientos de las filas de dos de los modernos colectivos.
Leo que hay una "intensa búsqueda del asesino de un joven abogado en Vicente López" y me pregunto importa que sea el finado abogado o verdulero, acaso según este periódico (que estridente sonó) la profesión que uno tenga jerarquiza la muerte?
Sigo husmeando ante la mirada molesta del pasajero (mal) informado y puedo entrever que "el campo" ha cantado el himno en su asamblea y que postergara su inminente paro hasta después de la reunión que tendrá lugar el día Viernes con la presidenta Cristina Fernández, en la que reclamara "reglas claras" y que "aparezcan soluciones", sin pensar me pregunto, para el diario de la señora (hija de puta) Ernestina que será mas importante, la muerte de este "joven abogado" o el precio de la soja y la reivindicación que hizo Llambias de José Martínez de Hoz, fundador de la Sociedad Rural.
Com o para robarme una sonrisa, titula en la sección "Sociedad": "Ganaron 24,5 millones y seguirán trabajando", esto no me lleva a preguntarme nada, solamente una sonrisa irónica a la que el molesto lector responde con un gesto adusto.
Sigo leyendo hay ya casi 20 muertos en apenas 5 páginas; salio el disco de uno de los cantantes de Los Auténticos Decadentes: en Palermo un pibe de 22 años se cayó de un balcón y como pego en un techo de chapa, zafó. Escrachan a los autos que deben patentes, Tinelli comió con la señora (vieja chota) Mirtha Legrand, queda poco tiempo de viaje y no alcanzo a leer el horóscopo. Que dirá de Virgo? Tendré más salud que dinero? Seguro. Tendré más amor que salud? Seguro también.
Comienzo a descender y de reojo veo que el, ya cómodo lector, esboza una sonrisa de alivio. Me bajo y camino hasta el trabajo y como quien no escarmienta me meto en la pagina del Gran Diario (de mierda) Argentino y busco arduamente lo que tanto busque durante todo el viaje, y atrás, sí atrás de una propaganda de alcohol en gel para las manos, tan necesario para la Gripe Gorila.. .perdón Porcina en letra minúscula hay un titulo, pequeño, muy pequeño que sostiene: "El jefe de Policía porteña rompió el silencio y se defendió". (Nota del redactor: Usted sabia que el señor (pedazo de hijo de puta) Mauricio (que es Macri), ha designado a un ex comisario de la Federal que estuvo investigado por las causas de la represión del 19 y 20 de Diciembre del 2001, en la que participo sin estar de servicio en ese momento y a la que fue por una "cuestión moral"; un señor (muy hijo de puta) que vaya a saber uno por qué casualidad fue escuchado hablando con un de los 13 detenidos por el caso Blumberg, un autopartista lo que en el barrio se conoce como revienta coches. Un policía hace eso? No sabia yo, ni me lo imaginaba!! Sin embargo y como para estar a tono con la memoria activa, Macri, designo a Palacios hace una semana, casi exactamente cuando se cumplieron 15 años del Atentado a la AMIA , causa, por la que grata sorpresa, Palacios tuvo que declarar por "encubrimiento". Sí, usted se habrá dado cuenta, toda una joya.)
Ahora volviendo al Gran Diario, yo me pregunto, por qué esta noticia pasa por sus páginas inadvertida, por qué esta tan disimuladamente escondida. Por qué?, me pregunto. Por qué no leemos entre líneas (y no de merca)?. Por qué a los que votaron a Macri el sonido de un Clarín, es el que mas les gusta oír?
Sigo leyendo. Ups! "Contra las crisis, los burdeles en Berlín ofrecen una tarifa plana sexual". Gracias Clarín, siempre pensando en la gente!!!

miércoles, 5 de agosto de 2009

Sorpresa agradable si las hay (o "un instante de belleza muy cruel")

Salvo por razones de responsabilidad devenidas en alarmas de relojes y celulares o en su defecto por el ruido generado por alguna obra callejera, muy pocas veces sabemos por qué nos despertamos. Qué es aquello que nos interrumpe el fluir de los sueños que casi nunca recordamos.

Es un instante, uno abre los ojos como para ver donde esta y en el mismo momento reconoce, además de la almohada llena de baba, el velador inerte sobre la mesa de luz o la pared del color que haya decidido pintarla vaya uno a saber cuando y por qué. Sin embargo una fuerza que poco puede compararse con el resto de la fuerzas, nos embiste y sumerge en un instante que roza lo placentero y lo doloroso en proporciones similares. Ese debatirse entre el me levanto y “poner cabeza y aguantar el tirón” o “5 minutos mas y no jodemos mas”, es un instante de belleza muy cruel. Bello, porque estamos vivos y hemos podido comprobarlo; cruel, muy cruel, por el simple hecho de que nuestro deseo es quedarnos en la cama, no acudir al trabajo, poder levantarnos dentro de algunas horas y tomarnos unos mates mirando por la ventana mientras el mundo gira y gira.

Hace frío fuera de la 2 x 2, el aire se corta con un cuchillo (?). Hay que abrir la ducha, acomodar la ropa, tomar algo rápido, sin sentido y sabor alguno, para sumergirse en la jungla. Que pocas ganas de ir a tomar el colectivo, mas allá de las historias que nos permita observar y ¿disfrutar? Que pocas ganas de cruzarnos con las bufandas encubridoras de toda belleza y menos ganas aun de toparnos con el cretinoide colador oficial de la parada de bondis.

Si tan sólo este despertar pudiera brindarnos una caricia, un gesto de amable solidaridad. Si este amanecer nos regalase un instante de lucidez, tan lúcida, que cuando pensemos en compartir con el primero que se nos cruce este sentir, nos demos cuenta que es sábado, que todo lo demás ya no importa y que es posible seguir soñando, aunque después no recordemos nada.